Añadimos

a la especializacion
una vision estratégica global

Más

de 10.000 profesionales y 400 oficinas
a su servicio por todo el mundo

40 años

ayudando a las empresas
y ofreciendo soluciones

La satisfacción

de ver mi esfuerzo recompensado

Seleccionados

como mejor despacho
profesional especializado

Estoy tranquilo

porque sé que estoy en buenas manos

La solidez

de formar parte
de un gran grupo internacional

Dedícate a hacer
crecer tu negocio

Nosotros velamos por tu tranquilidad

Contamos con expertos

allí donde los necesite

Un gran equipo

para dar solución
a todos sus problemas.

Eliminación de las cláusulas suelo de nuestros
préstamos hipotecarios: criterios y cómo hacerlo

¿Tiene un préstamo hipotecario? ¿Controla el momento en que se efectúa la revisión de su interés? ¿Verifica el resultado de dicha revisión y se percata de que en los últimos tiempos, de tipos de interés bajo en el mercado, el de su préstamo tiene un tope y no baja de ahí?

Tiene Vd. una “cláusula suelo”. Puede que lo sepa, pero hay quien no es consciente de ello. En un caso u otro, la diferencia entre el interés que pagaría de no aplicársele el suelo y el que está pagando, al final puede sumar un buen pellizco.

El 9 de mayo de 2013, el Tribunal Supremo dictó su primera sentencia de anulación de cláusulas suelo, en resolución de recurso en procedimiento judicial al efecto, instado por AUSBANC contra el BBVA, Cajas Rurales Unidas, S.C.C. y NCG Banco S.A.U.

Los antecedentes, la sentencia y los posteriores, están haciendo correr ríos de tinta, si bien, como suele suceder, las informaciones de los medios a veces dan lugar a cierta confusión en las personas de a pie, legos en Derecho, que se generan expectativas, no siempre acordes con la realidad.

El resumen de la sentencia es que se declara la nulidad de las cláusulas suelo de diversos préstamos hipotecarios (no en todos), por  haberse pactado  -dicha cláusula- con falta de transparencia y claridad (por falta de información, por insertarse conjuntamente con cláusulas techo, por quedar enmascaradas en una abrumadora cantidad de datos, etc.). Y su anulación no se hace retroactivamente, por lo que no procede la devolución de lo ya pagado en tal concepto.

La conclusión es por tanto que las cláusulas suelo son lícitas y podrán seguir siendo usadas en los contratos, siempre que exista transparencia y claridad en la información que sobre la misma se facilite al consumidor, suficiente para identificar su relevancia en el contrato y permita conocer el verdadero reparto de riesgos de la variabilidad del tipo de interés.

Ello comportará que se deba analizar cada caso concreto, para poder descartar las que son ilícitas por no cumplir el principio, y mantener las que se contrataron o contraten con conocimiento de causa del consumidor.

Las entidades bancarias y financieras condenadas por esta sentencia, tras mucho deliberar, empiezan a mover ficha (no todas). Y en cumplimiento de aquélla, algunas ya están eliminando de motu propio la aplicación de interés suelo a sus clientes, que incluso en consultas por banca on line a sus datos, pueden comprobar como la entidad ha hecho ya los cambios oportunos en el tipo de interés que aplican a su préstamo, e incluso han devuelto el exceso pagado con posterioridad a la sentencia del T.S. (no lo anterior por causa de la declaración de no retroactividad).

En los casos en que estas concretas entidades sentenciadas no actúen sin requerimiento del particular, o en otros casos en que el préstamo se halle vinculado a otros Bancos, Cajas o entidades financieras, ajenas al procedimiento judicial objeto de esta sentencia, lo aconsejable sea verificar con un abogado la licitud o no de la cláusula firmada, para poder reclamar de forma efectiva su inaplicación, tratando de afinar el tiro en el cauce del propio ámbito bancario (oficina particular, Servicio de Atención al Cliente, Banco de España), procurando evitar por todos los medios tener que reclamar el derecho por la vía judicial, que si bien tiene probabilidad de éxito prácticamente asegurada, es una vía más cara y larga.

Y además de conseguir pagar menos por nuestro préstamo hipotecario, no podemos menos que mencionar la importancia que la nulidad de cláusulas abusivas como la que nos ocupa, pueden tener en momentos tan complicados y relevantes como las ejecuciones hipotecarias, pues a raíz de sentencias como la del TJUE de 14 de marzo de 2013 podría llegar a ser viable la improcedencia de la ejecución planteada sobre la base de una cuantía reclamada, calculada indebidamente por aplicación de un tipo de interés no adecuado por nulidad de la cláusula que lo determina.

 

Todavía no hay comentarios.

Deja tu comentario

Nombre*

E-mail*

Website

Comentario*

*